¿Cómo se expresa la ansiedad?

Hola compañer@s bienvenidos a vuestro blog de psicología y bienestar emocional.
La entrada de hoy la dedicamos a nuestra serie de ansiedad, vamos a descubrir cómo se expresa esta emoción en nuestro cuerpo. Puedes ver nuestro vídeo o leer la entrada.

 

La ansiedad es parte de nosotros y la necesitamos para dar lo mejor de nosotros mismos en situaciones de alta demanda física, emocional y/ o intelectual; por ejemplo una competición, un examen, una proposición de matrimonio, una caravana, un evento, conocer a los amigos de tu novio, dejar una relación de pareja…como ves son muchas las situaciones que requieren una energía extra de nuestra parte, tanto las que “etiquetamos” de positivas como de negativas.
La ansiedad tiene tres canales para expresarse a través de nosotros:

Resultado de imagen de mente

  • Cognitivo:lo que pensamos y la valoración que hacemos sobre la situación que debemos abordar.
  • Fisiológica: es la respuesta de nuestro cuerpo; sudor, diarrea, taquicardia, respiración entrecortada..
  • Motor: se trata de mi comportamiento ante la demanda, a veces la propia tensión nos hace movernos más deprisa, fumar más, posponer y llenarse de tareas, mover un pie repetidamente…
Todas estas respuestas son normales, todos en algún momento de la semana lo vivimos pero…¿cuál es la línea entre la ansiedad normal y la ansiedad desadaptativa o patológica?
En dos palabras: intensidad del malestar de los síntomas y la interferencia con tu vida cotidiana.
Cuando la ansiedad nos “estorba” es decir, genera más problemas que la propia situación demandante. Por ejemplo: “voy a leer en la boda mi amiga y esto me genera tanta ansiedad que me está haciendo sentir mal, hasta fantaseo con la idea de ponerme mala para no leer, tengo pesadillas con esa situación…”
Vamos que al final la boda de tu amiga se convierte en una tortura mental ?. Vamos a dejar las cosas claras: es normal ponerse nerviosa cuando vamos a leer en público, sudar, que se nos acelere el corazón. Pero no debe interferir en tu descanso ni en tu ilusión por participar en la boda de tu amiga.
Otro ejemplo: “mañana tengo un examen de historia y tengo que preparármelo bien”.
La ansiedad adaptativa te ayudará a concentrarte y a retener más información, te mantendrá en alerta para que no te duermas y motivado en la tarea. La ansiedad desadaptativa te creará sueño (debido a la hiperactivación fisiológica y mental), desconcentración y angustia por el examen del día siguiente, sientes que no retienes información y cuando vas al examen te quedas en blanco.
¿Va quedando clara la diferencia compañero?
Te dejo un pequeño resumen a continuación y si quieres ampliar información visita nuestro vídeo

Patricia María García. Psicología y Bienestar Emocional. ¿Cómo se expresa la ansiedad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *