¿Cómo superar el síndrome Postvacacional?

Hola querido/a lector/a lo prometido es deuda aquí tienes este post para echarte una mano si eres de ese 35% de personas que están sufriendo el síndrome postvacacional, y sino es así, te vendrá bien leerlo y compartirlo con algún compañero de trabajo que se encuentre “depre”.
La vuelta al trabajo comenzó, ya has estado varios días en la oficina, en la construcción, en la tienda, en el restaurante, en la consulta…y te sientes decaído/a, desanimado/a, te notas irascible…querido/a lector/a si te encuentras así desde hace un par de días de empezar a trabajar y continuas con estos sentimientos es posible que parezcas el síndrome postvacacional.
Síndrome Postvacacional
El ser humano adora la rutina y las costumbres porque le ayudan a mantener un orden en su mundo y les hace tener una sensación de control. Durante las vacaciones nuestros ritmos biológicos cambian, nos damos permiso para trasnochar, dormir hasta tarde, no hay obligaciones laborales por lo que podemos dedicar más tiempo a lo que nos gusta, la familia, nuestros hobbies
¿Te resulta raro tener estos síntomas?, claro que no, de pasarlo tan bien a volver a la rutina siempre cuesta más que al revés, por lo que puede que tu proceso de adaptación vaya un poco más lento de lo que te gustaría, y por eso te encuentras con este malestar emocional.
Lo primero que quiero recordarte es que las emociones negativas también tienen su papel en nuestra supervivencia, no creas a priori que tienes un trastornos psicopatológico, sólo te estás adaptando a la rutina, y dado todos los cambios que implica a veces es normal no sentirse feliz.
Te vuelvo a recordar que si continuas con estos síntomas pasados 10-15 consultes con un profesional, para más información lee el post anterior en el cual te explicamos qué es el síndrome postvacacional.
1. Te lo doy como el primero porque considero que es muy importante no tomarse el trabajo como un “sufrimiento en la vida” y las vacaciones como “los 30 días de puro bienestar”. Ambas premisas son faltas, recuerda que es muy importante no generalizar, la vida no es blanco o negra, está llena de matices grises y de muchos más colores.
2. Date un par de días de permiso para ir retomando el ritmo de trabajo, pronto volverás a ser igual de eficiente y eficaz.
3. Crea un pensamiento positivo en relación a tu trabajo, aunque a veces pensemos en este como una carga, realmente es una elección o la consecuencia de elecciones propias. Seguro que te ofrece otros beneficios por lo que podrás valorarlo de manera más positiva y no como una carga.
4. Recuerda que los síntomas son pasajeros, tu cuerpo y mente se van a ir adaptando a los cambios. “Todo es temporal”. Relativiza.
5. Ríe, ríe y vuelve a reír. El mejor remedio para el estrés. La risa nos ayuda a relativizar y a quitar carga emocional a la situación sobre a que bromeamos. 
Espero que te hayan gustado los consejos, si es así dame un g+, comparte y comenta.
Muchas gracias por tu atención.
Nos vemos en la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *