El ataque de pánico y sus “maravillosos síntomas”

 

Querid@ lector/a gracias por acompañarnos un día más. Hoy te traigo un post muy interesante sobre el Ataque de Pánico y esos síntomas tan desagradables que lo acompañan.
Te dejo el link de nuestro vídeo en nuestro canal de Psicología y Bienestar Emocional en youtube.

 

¿Qué es una ataque de pánico?
Es la vivencia de miedo o terror intenso, que genera sensación de
descontrol, desmayo o muerte inminente. Este terror va acompañado de una serie de síntomas que alcanzan su máxima intensidad en unos minutos.
Los síntomas que acompañan el ataque de pánico son los siguientes: palpitaciones, sudoración, temblor, dificultad para respirar o ahogo, dolor o molestias en el tórax, sensación de inestabilidad, aturdimiento o desmayo, escalofríos o sensación de
calor, parestesias, desrealización (sensación de
irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo), miedo a perder el control o
de “volverse loco” y miedo a morir.
Hay personas que tras un ataque de pánico saben identificar las causas y los conflictos que les han llevado a desbordarse, su valoración subjetiva les ayuda a darse cuenta de que sí pueden resolverlo y afrontarlo. Pero otras personas no detectan las causas y el miedo se apodera de su mente. En este caso van a ocurrir dos cosas:
1. Debido a la angustia y al malestar que genera el ataque de pánico empiezan a aparecer preocupaciones e inquietud sobre los síntomas y sus consecuencias.
2. Por tanto, deseamos evitar a toda costa esas sensaciones, de manera que empezaremos a evitar el sitio donde ocurrió (parque, mercado, conduciendo…)y todos los sitios que activen los síntomas asociados al ataque de pánico (sudor, taquicardia, desrealización…).
Esto lo hacemos por instinto, queremos sentirnos bien, pero al usar la evitación como mecanismo de defensa, sin querer vamos a incrementar los síntomas y a generalizar el problema.
¿Qué es el trastorno de pánico con agorafobia?:
El trastorno de pánico puede ir o no acompañado de agorafobia, os explicamos en qué consiste.
Verás cuando esas sensaciones internas tan desagradables como mareos, taquicardias, escalofríos o náuseas… las interpretamos como peligro o amenazante para nuestra integridad y además están asociadas a situaciones externas como el supermercado, parque, calle, cine…se produce la agorafobia.
Si empezamos a tener miedo a ir a reuniones sociales dejaremos de ir a las mismas, poco a poco con el fin de evitar ese malestar acotaremos nuestra actividad, quedándonos cada vez más encerrados y aislados.
¿Por qué aparecen esos síntomas tan desagradables durante el Ataque de Pánico?
1.Taquicardia: Cuando sufrimos éste síntoma es muy común pensar “tengo un infarto” o “me voy a morir”. Pero realmente lo que está haciendo tu corazón es adaptarse a tus necesidades fisiológica. Por ejemplo, si necesito correr mi corazón se acelera ¿cierto?, lo hace para para poder alimentar los músculos. Cuando tenemos un ataque de pánico el cuerpo se prepara para huir, por eso el corazón bombea más deprisa la sangre y sentimos las taquicardias.
2. Ahogo, falta de aire: Al sentir falta de aire es muy normal que aparezcan pensamientos en nuestra cabeza similares a: “me asfixio”, “me muero”… realmente lo que nos está pasando es que estamos hiperventilando, es decir estamos tomando más oxígeno del que necesitamos y perdemos dióxido de carbono. Esa descompensación hace que tengamos esa sensación de falta de aire. En estos momentos lo ideal es tener una bolsa de papel. Aquí te explicamos como emplearlo en situación de crisis.
3. Mareos: El miedo que suele aparecer cuando sentimos este síntoma es el desmayo. Verás compañer@ para transmitirte un poco de tranquilidad te diré que la gente casi nunca se desmaya durante una crisis de pánico, porque
la tensión arterial tiende a subir y no a bajar. Por otro lado, al tensar las
cervicales como consecuencia del miedo a las sensaciones, disminuye el flujo de
sangre a la cabeza, generando los mareos.
Todos estos síntomas son acumulativos y abren camino para que aparezcan otros como por ejemplo el siguiente:
4. Opresión o dolor en el pecho: Esta sensación nos hace pensar “tengo un ataque cardíaco”. Pero realmente lo que ocurre es que los músculos
intercostales se tensan debido a la hiperventilación. Las contracturas cervicales o dorsales irradian el
dolor en la zona.
5. Hormigueo en las extremidades: las extremidades se adormecen porque la sangre fluye hacia los órganos vitales, dejando al resto del cuerpo con un
menor riego sanguíneo. Esta acción del organismo es muy sabia pues lo que quiere conseguir es evitar que te desangres si resultas herido en la “batalla”.
6. Náuseas o molestias
abdominales: “voy a vomitar”, “me descompongo”. Responde a efectos normales de
la ansiedad en el sistema digestivo, al disminuir la misma, mejora.
7. Temblor, pinchazos,
parestesias: estos síntomas se debe a la acumulación de tensión tensión muscular.
8. Percibir las cosas de manera
extraña:  la hiperventilación disminuye la cantidad de oxígeno en el cerebro.
Se dilatan las pupilas aumentando así la visión periférica para facilitar la
percepción de posibles peligros. En estos momentos nuestro pensamientos nos dicen “me estoy volviendo loco” y de forma automática focalizamos toda la atención en cualquiera de estas
sensaciones, en consecuencia, sin querer vamos a intensificar la percepción de las sensaciones, provocando mayor
ansiedad.

 

 

Espero que te ayudado a comprender mejor qué en tu cuerpo cuando tienes un ataque de pánico, el miedo te envuelve y sientes un terror muy fuerte por tu vida y bienestar. Informarte sobre todos estos aspectos te hará más fuerte y te empoderará.
Gracias por tu tiempo. Cuídate.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *